AnunciosAnuncios

«La Bella y la Bestia»: Y el cuento de princesas se hizo realidad

Espectáculos / «La Bella y la Bestia»: Y el cuento de princesas se hizo realidad


AUTOR. Redacción


Érase una vez un mago que descubrió la rentabilidad de convertir a sus personajes en marca. Primero los dibujó, luego triunfó con ellos y después se le ocurrió la brillante idea de encerrarlos en un parque. Se llamaba Walt Disney y creó un imperio. Sus discípulos, que continuaron su legado, siguieron explotando la marca: el estudio ha descubierto el negocio de convertir las historias de dibujos animados en cintas con actores de carne y hueso, y se esperan más de veinte filmes de este tipo en los próximos cuatro años. Disney ha descubierto una nueva gallina con huevos de oro y su fondo de armario es tan extenso que puede permitirse no volver a firmar un guión original durante décadas.

Hay pocos personajes tan pluriempleados como los de Disney. En Hollywood falta originalidad y, para hacer taquilla, la industria no ha dudado en echar mano de personajes ya creados en los cómics, la animación o las fabulas clásicas. La innovación, a día de hoy, se reduce a los efectos tecnológicos, pues a nadie parece importarle la narrativa. Vamos al cine a ver trucos, ¿a quién le importa si ya conocemos la historia?

Por eso, Disney saca ahora de la chistera la versión en carne y hueso de «La Bella y la Bestia». La historia de Gabrielle-Suzanne Barbot de Villeneuvee, inspirada en Cupido y Psique, vuelve a la gran pantalla. Un híbrido que combina efectos especiales con actores reales. Tazas, teteras, candelabros, relojes y demás artefactos digitales cantan alrededor de los protagonistas en su desesperada lucha contra el tiempo. El clásico animado de 1991 se reinventa para la nueva generación.

La protagonista, Bella, encarna el arquetipo de la joven rebelde e intelectual que prefiere la soledad y sus libros a emanciparse con el fuerte de turno. Emma Watson, la heroína de Harry Potter y estandarte del feminismo intelectual, está al frente del reparto. Tras la máscara de la Bestia se encuentra Dan Stevens, el héroe de Downton Abbey. Gaston es interpretado por el genial Luke Evans. La nueva versión de «La Bella y la Bestia» ha sido realizada por el cineasta Bill Condon, que contaba con un presupuesto de cincuenta millones de euros. Los analistas esperan que la taquilla supere la barrera de los mil millones, calibrando que el original de animación, reestrenado en 3D en 2012, alcanzó los seiscientos millones de euros, el resultado está casi asegurado.

La tendencia que empezó en 2010 con «Alicia en el País de las Maravillas», de Tim Burton, que recaudó la friolera de mil millones de euros en todo el mundo, continúa su curso multiplicando exponencialmente el valor de las acciones del estudio. Disney quiere seguir con su cosecha y aprovecha que el catalogo da para mucho para preparar su arsenal con sumo cuidado. Entre los próximos títulos que la compañía estrenará en breve se encuentran «Mulan», «El Rey León»,«El Libro de la Selva», «Dumbo», «La Espada en La Piedra», «Aladino», «101 Dálmatas», «Peter Pan», «Pinocho», «Blanca Nieves y los siete enanitos», «La Bella Durmiente» y «La Sirenita». No hay que olvidar que «Mary Poppins Returns» está también en producción para estrenarse el 25 de Diciembre del 2018.
¿Es gay LeFou?

Hace dos semanas, el director Bill Condon reveló en una revista que el papel de LeFou, el subalterno de Gaston (interpretado por el actor Josh Gad), era gay. Aquello fue un tsunami desproporcionado por quienes entendían la admiración erótica de LeFou como algo irresponsable. En realidad, es el guiño de un guiño, una simpatía apenas apreciable. «La interpretación de Josh es fabulosa, tan sutil. LeFou idealiza a Gaston, ¿amarle? No creo que el público salga del cine pensando que han visto una historia. No la hay», aseguró Condon. Pero las consecuencias de declarar gay a LeFou no se hicieron esperar, en el cine Henagar Drive in, en Alabama, no van a estrenar la película, en Rusia se lo están pensando y Disney se niega a cortar las escenas que irritan a los censores de Malasia.

Los ejecutivos de Disney abrieron la puerta a la diversidad sexual con Elsa, la princesa independiente de Frozen (que tendrá una buena amiga en la secuela), y han llevado más allá su decisión de adaptarse a los tiempos con «La Bella y la Bestia».

El cineasta, que es abiertamente gay, describió a LeFou como «alguien que un día quiere ser Gaston y otro besar a Gaston. Está confundido, está descubriendo que tiene ciertos sentimientos». Sin embargo, el compositor original de los temas de la película, Alan Menken, no termina de compartir la opinión del cineasta. «No lo veo así, LeFou siempre ha mirado a Gaston con admiración. Su orientación sexual no me parece un tema que haya que discutir, es absurdo». Quien de verdad lo tiene claro es Ewan McGregor, quien da vida al candelabro en la versión en inglés: «Estamos en el 2017, joder, para mí; claro que es gay».
Temas

abc.noticias@yahoo.com.mx
f/
t/ @